Historia de vida: ¿Puedes recurrir a tus amigos como objetos de estudio?

¿No sabes qué técnica elegir para tu próxima investigación cualitativa?

Te contaremos rápidamente en qué consiste la “Historia de vida”, a ver si te convencemos. Mira, esta técnica consiste en “conversar” con tu participante para que te cuente aspectos de su vida; pero no, no es exactamente ‘terapia’.

Lo que te garantiza son posibilidades que permiten a los narradores reflexionar de su vida mientras hablan, chance y resuelven algo de su pasado. Además permite ver las razones detrás de la toma de decisiones de los participantes; a diferencia de las entrevistas que solo te preguntan cosas, sin indagar tanto de la vida personal.

Pero ¿Te imaginas cómo sería tener a tu amigo como participante de un análisis donde se recurra a las “Historias de vida”? Pues verás, en la aplicación de esta técnica influye mucho la relación que tengas con tus participantes, ya que ello puede modificar la información que recibas.

En el artículo Reflections on using life history to investigate women teachers’ aspirations and career decisions publicado en 2012 en la revista de Qualitative Research –que, por cierto, te recomendamos mucho– la autora Joan M Smith le dedicó varias secciones a este tema, analiza las ventajas y desventajas de tener como participantes a tus amigos.

Cuando colaboras con tu amigo ya se tiene una cercanía, esto permite que las experiencias y percepciones que tienen ambos se puedan utilizar para trabajar con el fin de fortalecer la relación de investigación. Otro plus es que ese conocimiento previo puede llevar a una dimensión, no desconocida, pero sí de mejor comprensión.

Ahora va la parte mala –porque siempre la hay, como todo en esta vida– y es que tener un conocimiento íntimo y un vínculo emocional, puede traer una falta de objetividad que  influiría, no solo en las respuestas de la charla, sino también en el análisis de la narración.

El que conozcas a tu amigo tiene un efecto significativo en cómo lo ves y la manera en que te relacionas. Por tanto, ello tendrá un impacto en las interpretaciones de uno como investigador.

Entonces, si para tu tesis quieres usar a tus amigos como “conejillos de indias”, por lo menos ya conoces los lados buenos y malos, por lo que te recomendamos tener siempre un elemento de contraste en tu investigación.

¿A qué nos referimos con un “elemento de contraste”? A que incluyas también a gente desconocida, te puede ayudar a tener una variedad en tus resultados y contrastar ambas perspectivas, para que tu investigación quede más completa, anímate a realizar esta combinación. Y cuando te vaya bien con nuestros consejos, nos lo agradecerás.

 Referencias

Smith, J. M. (2012). Reflections on using life history to investigate women teachers’ aspirations and career decisions. Qualitative Research, 12(4), 486-503. https://doi.org/10.1177%2F1468794111433090


Autores
Camila Garrido, twitter: @camilacbt6tolu
Raquel Madrigal, twitter: @rachelmadg
Valeria Guzmán Barragán, twitter: @ValeriaGuzBa
Dara Medina, twitter: @OmarReyRam
Aranza Suárez, twitter: @AranzaSuarez_
Omar Reyes Ramírez, twitter: @daranatahel
Victor Garduño, twitter: @d1Ag0d