Una forma interesante y económica de hacer entrevistas

by Alejandro Herrera on 06/13/2019

Imagina que estás en tu casa y de pronto suena el teléfono…

Imagen recuperada de: https://pixabay.com/es/vectors/tel%C3%A9fono-rotary-amarillo-25477/
Ring, ring, ring…
─¿Bueno… quién habla?
─Hola, estoy haciendo una entrevista
─¿Una entrevista por teléfono? ¿Acaso eso existe?
─¡Claro! Permítame explicarle…

El teléfono es un recurso útil cuando la investigación tiene poco presupuesto o también cuando la persona que se busca entrevistar se encuentra demasiado lejos. Sin embargo, muchos cuestionan su uso ya que el entrevistador puede llegar a ser ignorado, no crea una relación con su entrevistado o porque las entrevistas pueden ser de poca duración y no se llega a tener la información que se espera.

Pero eso está actualmente en discusión, tal como lo muestran autores como Susanne Volg, en el artículo publicado en la revista Sociological Methodology en 2013  titulado Telephone Versus Face-to-Face Interviews: Mode Effect on Semistructured Interviews with Children, y Farooq Muhammad Bilal en su contribución: Qualitative telephone interviews: Strategies for success, postulada al Annual Waikato Management School Student Research Conference en 2015.

Ambos autores coinciden en que las entrevistas por teléfono no encuentran problemas en la comunicación; al contrario, por el hecho de que ambas partes solo pueden escuchar la voz y la tonalidad de la otra persona, existe un mayor esfuerzo para poder comunicar de manera más abundante, precisa y eficaz sus ideas.

Entonces, ¿qué sucede  con los métodos tradicionales?

Nos han enseñado que tener a la persona físicamente y estar en el lugar donde se desenvuelve, te da la oportunidad de obtener más información que la que conseguirías por teléfono, pero Farooq sugiere que el “estar ahí” podría generar distracciones y prejuicios  influyendo de forma negativa en los resultados de la investigación.

─Ya no entendí, ¿es bueno o malo hacer entrevistas por teléfono?

─ Es bueno, de hecho es más beneficiosa siempre y cuando se haga de manera correcta porque los tiempos están cambiando, y no es conveniente entrar en conflicto con esta forma de hacer entrevistas solamente porque no estamos seguros de qué tan eficientes puedan ser, por eso hay que ponerla en práctica.

─Ahora todo tiene sentido.
─Es tan sencillo, que usted me acaba de hacer una entrevista en este momento.
─Ja, ja, ja ¡Es verdad!

Y tú, ¿has hecho alguna entrevista por teléfono?

Captura de Pantalla 2019-06-14 a la(s) 0.06.06

Referencias

Vogl, S. (2013). Telephone Versus Face-to-Face Interviews: Mode Effect on Semistructured Interviews with Children. Sociological Methodology, 43(1), 133-177. Recuperado de: https://doi.org/10.1177/0081175012465967

Farooq, M.B. (2015). Qualitative telephone interviews: Strategies for success, Annual Waikato Management School Student Research Conference. Recuperado de: https://hdl.handle.net/10289/9376

Andrea Abonce, twitter: @andrea_abonce
Montserrat Gama, twitter: @vaiviadame2
Elda Tello, twitter: @eldatellov
Jazmin Blancas, twitter: @hadaJazmine
Patricia Marín, twitter: @mr_patricia
Alejandro Herrera, twitter: @HerreraAlejando

Comments are closed.